ROBERTOFERRO.COM.AR

Escritor Argentino

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo Facebook de Roberto Ferro escritor argentino Blog de Danilo Albero Vergara escritor argentino
 

NOTAS

Onetti/La fundación imaginada
Onetti/La fundación imaginada
Onetti/La fundación imaginada La parodia del autor en la saga de Santa María Por Roberto Ferro INTRODUCCIÓN 1 - Prolegómenos I La narrativa de Juan Carlos Onetti se extiende desde la publicación de su cuento “Avenida de Mayo–Diagonal–Avenida de Mayo”, en 1933, hasta su última novela Cuando ya no importe, en 1993. Partiendo del supuesto de que todo corpus textual es, en mayor o en menor medida, transformación, desplazamiento y trastorno de otros textos precedentes con los cuales constituye redes de relaciones, he leído la obra narrativa de Onetti como un único texto, en el que es posible distinguir continuidades y discontinuidades. Esta idea no implica la sujeción de las novelas y cuentos que componen su narrativa a un orden jerárquico que los subsuma y les haga perder su carácter de textos autónomos; se trata, por lo tanto, de una construcción de mi lectura crítica que privilegia algunas de las relaciones que se establecen entre ellos. La atribución de “único texto” al corpus de Onetti no implica, por otra parte, que me proponga imponerle ciertas operaciones específicas que articulen una pluralidad cerrada, después de limpiar todas las asperezas, o mejor dicho, todas las “irregularidades” que pudieran comprometer un orden previsto de lectura; es decir, no pretendo convertirlo en un texto absoluto y autónomo que se autoproduce o que está situado más allá de toda remisión a un afuera de sí mismo. Por el contrario, la textualidad onettiana se me aparece como una extensión de desajustes y contradicciones, cribada de agujeros que, sin embargo, se abren a una legibilidad no unívoca, que enfrenta la pluralidad, la heterogeneidad, respetando la fuga del sentido como una especificidad no sujeta a leyes. La obra narrativa de Onetti se va constituyendo como un exceso incesante de sí misma, en el que los movimientos de flujo y reflujo, de retroceso y avance hacen lábiles los límites que separan las narraciones que la componen. Es una escritura extendida por desvíos y sinuosidades sesgadas, que desbaratan toda expectativa acerca de la tersura de su entramado hecho de discontinuidades discursivas, intersectado por innumerables relatos parciales atravesados por otros relatos parciales, que nunca encajan entre sí para constituir una entidad más extensa que los contenga, produciendo encuentros que se asemejan más al modelo de la colección que al de una estructuración fundada en inferencias causales. Pienso el único texto de Onetti como una “máquina de multiplicar narraciones”, a la manera de Italo Calvino, en la que el criterio de totalidad como un diseño autosuficiente ha entrado en crisis. De modo que, para establecer los vínculos entre los relatos que componen la obra narrativa de Onetti, sin someterla a coerciones de ajuste a modelos totalizadores, se impone abandonar lo que suele legitimar un orden irreversible fundado en la grilla causa-efecto y, por lo tanto, en una lógica de principio/consecuencia y de norma general/ocurrencia particular; fundamentos de una concepción lineal del desarrollo narrativo, en el que “el después de la historia” es un modo de actualización previsto y contenido en el estadio anterior. La escritura de Onetti desmiente toda posibilidad de concebir su obra como una narrativa compacta; los hilos que se van entrelazando de un relato a otro, operan como sostenes discontinuos de una textualidad que se complace en las digresiones, los desvíos, los atajos, y cuyo rasgo más evidente es la resistencia que esos relatos oponen a ser convertidos en resúmenes. Concebir la narrativa de Onetti como un único texto, supone pensar que las instancias de engarce y acoplamiento componen un proceso de enlace que continuamente libera en su itinerario otras posibilidades alternativas de articulación, inscribiendo la relativa autonomía de las partes, en orden a una concepción de la escritura literaria en la que la diseminación, la encrucijada y la sutura, siempre reversibles, se sobreimprimen para deshacer toda posible coherencia lisa de la trama, que es la reunión inestable de innumerables tramas. Todo lo que implica un cuestionamiento frontal del concepto de libro como formato contenedor de una totalidad con límites precisos y como emblema de una transformación semiótica cerrada. BAJAR EL ARCHVI COMPLETO CON CLIC A LA DERECHA DONDE DICE: BAJAR ARCHIVO.
 
CLIC para bajar el archivo Onettipagina2007.zip